Loading...
La ENDOterapia2019-01-16T18:37:28+00:00

¿Qué es la endoterapia vegetal?

La endoterapia vegetal es un método terapéutico de tratamientos fitosanitarios de plantas leñosas y palmáceas que consiste en la inyección del producto fitosanitario y/o sustancia nutricional directamente en el sistema vascular de la planta.

Destaca respecto a los tradicionales tratamientos aéreos por la ausencia de pulverizaciones o aspersiones de productos químicos que contaminan el medio ambiente, suelos y aguas, así como ser totalmente inocua para la salud de las personas y animales, pudiéndose utilizar a cualquier hora del día.

ENDOterapia Vegetal® aplica para cada plaga y especie unos estrictos protocolos de actuación que aseguran su eficacia y minimizan el daño a la planta.

Después de más de 14 años en el sector de tratamientos en arbolado ornamental, la endoterapia vegetal ha dejado de ser un sistema alternativo y se ha consolidado como una técnica para el control de plagas y enfermedades, así como para la aportación nutricional en árboles y palmeras debido a sus múltiples beneficios.

VENTAJAS

¿Cómo funciona?

Cómo funciona la endoterapia vegetal

La endoterapia es un tratamiento que funciona a partir de la capacidad de flujo de savia que hay en el interior de los tejidos vasculares (básicamente xilema). El flujo de savia viene determinado en función de dos parámetros: la respiración y la fotosíntesis. Por lo tanto, cuando tengamos estas dos variables en funcionamiento, el tratamiento funcionará al máximo. A grandes rasgos, casi siempre se realizan los tratamientos en primavera y en verano, siendo éstas las épocas con más existencia de plagas. No obstante, hay plagas cómo la procesionaria del pino, donde los problemas aparecen en invierno, por lo que tiene que actuarse sobre ésta en otoño.

Cabe destacar que no todos los árboles tienen el mismo grado de permeabilidad del producto; así pues tendremos especies más porosas que otras. Para solventar este problema, es necesario tratar cada especie de una forma singular, según sea su porosidad, con una presión determinada, asegurando así la perfecta penetración del producto sin causar daños mecánicos en la planta.

Principios básicos

Es sumamente importante que los tratamientos de ENDOterapia Vegetal los realicen técnicos de empresas especializadas con formación en este tipo de aplicaciones de fitosanitarios, para garantizar la máxima calidad del tratamiento, desde su eficacia hasta minimizar el daño producido en la planta.

Hay varios factores que pueden influir en el resultado final del control de una patología. Se han establecido seis factores fundamentales para el buen control de la patología, definiendo así el hexágono de la ENDOterapia Vegetal:

Biología de la planta

En primer lugar se debe conocer de primera mano la planta a tratar, por lo que debemos diferenciar entre un árbol y una palmera. Una característica muy importante que los distingue es su crecimiento; los árboles tienen un crecimiento primario y otro secundario, mientras que las palmeras (angiospermas monocotiledóneas) carecen de crecimiento secundario.

Por otra parte, hay que diferenciar dos grupos en los árboles, los pertenecientes a la clase de las gimnospermas, dentro de la cual se encuentran el grupo de las coníferas (pinos, abetos, cedros, etc.) y los pertenecientes a la clase de las angiospermas dicotiledóneas.

Este último grupo de árboles se dividen en dos subgrupos según la porosidad de su madera: los árboles de porosidad difusa (plátano, tilo, chopo, etc.), que tienen los vasos conductores distribuidos uniformemente por el xilema, y los de porosidad anular (encina, roble, alcornoque, catalpa, olmo, etc.), que presentan grandes vasos en la parte más joven del leño (en el xilema más exterior, en la albura).

Estas características determinarán el comportamiento del producto en el sistema vascular de la planta y la posterior compartimentación o mineralización de las heridas.

Biología de la patología

Seguidamente se debe conocer el origen del agente patógeno que provoca el daño, su biología y etiología. En primer lugar, se debe definir si se trata de un insecto, un microorganismo, un daño fisiológico, una carencia nutricional o una combinación de más de uno de estos agentes. No obstante, una gran parte de los problemas son originados por la acción de algún insecto o ácaro. En este caso se debe estudiar bien su ciclo biológico para saber cómo, cuándo y con qué realizar el tratamiento; conocer de qué familia es, en qué estadio de desarrollo y en qué época del año se producen los daños.

En el caso de enfermedades se deberá identificar el microorganismo causante, aunque en muchos casos será una tarea más laboriosa que la de identificar un insecto, ya que en muchas ocasiones se requiere de una analítica de laboratorio. Las carencias nutricionales normalmente son más evidentes, sobre todo las clorosis por falta de hierro. No obstante hay otras clorosis debidas a la falta de algún otro microelemento que también pueden requerir de análisis de laboratorio para determinarla.

La ENDOterapia Vegetal tiene un papel fundamental en las estrategias de control IPM (Integrated Pest Management) de la plaga, enfermedad o fisiopatía. Por lo tanto, la etiología responde al cómo, al cuándo y al con qué producto realizar el tratamiento.

Método

El técnico aplicador debe conocer de primera mano qué sistema tiene en las manos para realizar el tratamiento. Por supuesto, debe ser un equipo homologado por la Unión Europea para evitar riesgos, tanto para el propio aplicador como para la planta y personas ajenas.

Hay dos características muy importantes que deben tenerse en cuenta para obtener un buen control sin ocasionar daños a la planta:

  • La presión de trabajo: el rango de presiones puede variar según sea el tipo de madera de la planta a tratar.
  • El volumen a inyectar: hay equipos que trabajan a macroinfusión y otros a microinfusión, según sea el volumen inyectado.

Por lo tanto, cuanto más preciso sea el sistema utilizado en cuanto al control de presiones y volúmenes, más se minimiza el error por parte del aplicador, y más seguro y eficaz será el tratamiento.

Materia activa

Este punto, juntamente con el punto siguiente, vehículo, determina la posología del tratamiento, es decir, la dosificación del producto que se va a inyectar. Para ello es necesario conocer la naturaleza del fitosanitario o nutriente. En el caso de los fitosanitarios (insecticidas y/o fungicidas) se debe de conocer la concentración de ingrediente activo, la familia química y el modo de acción sobre el insecto o microorganismo.

Con ENDOterapia Vegetal se inyectan dosis pequeñas pero muy concentradas de fitosanitrio, por lo que es muy importante utilizar productos que den las máximas garantías posibles de calidad. Hay productos con un bajo porcentaje de materia activa, lo que significa que el resto son cadyuvantes que pueden modificar significativamente las cualidades de un producto u otro con una misma materia activa, hecho que puede intervenir también en el resultado final del tratamiento.

También es importante conocer la familia química y el modo de acción sobre el insecto, ya sea por acción nerviosa como los neonicotinoides (agonistas del receptor nicotínico de la acetilcolina); o por acción nerviosa y muscular como las avermectinas (Activadoras del canal del cloro).

En el caso de los nutrientes también es muy determinante su composición de macro y microelementos, ya que un exceso de algunos de ellos puede provocar fitotoxicidades.

Vehículo

Se entiende como vehículo o emulgente el producto que estabiliza una emulsión con un fitosanitario para que éste tenga una buena distribución dentro de la planta, favoreciendo la distribución y la persistencia del fitosanitario.

Su función es la de equilibrar el pH, la conductividad eléctrica y la densidad, además de conseguir una mezcla copletamente homogénea en el tiempo, evitando la precipitación de la materia activa o de algún otro componente del fitosanitario.

Una precipitación puede provocar problemas de fitotoxicidad por un exceso de concentración de fitosanitario, el colapso de los vasos conductores por materia precipitada y en consecuencia la no translocación del producto en toda la planta.

Época de aplicación y condiciones ambientales

Debido a que la endoterapia vegetal es una técnica que funciona a partir del flujo de savia de las plantas y éste viene determinado por la respiración y la fotosíntesis, serán muy importantes la época de aplicación y las condiciones meteorológicas y ambientales para que estos dos factores estén en pleno funcionamiento.

La época de aplicación debe coincidir con la época de crecimiento activo de la planta, período de máximo flujo de savia. La transpiración por las hojas crea una presión negativa en el xilema (inferior a 1 atm) que permite la subida de la “savia bruta” que transporta agua, minerales y otros elementos en disolución, como el producto inyectado.

Las condiciones meteorológicas intervienen en el proceso de transpiración, por lo que es muy importante disponer de luz, temperaturas cálidas y humedad relativa óptimas. Estos factores influyen sobre la abertura de los estomas, los máximos responsables de la transpiración de las plantas. La energía solar provoca un incremento de la temperatura que acelera la velocidad de transpiración. Una humedad relativa elevada provoca que la pérdida de agua sea más lenta debido a que el aire está saturado de vapor de agua y la planta cierra los estomas. El viento también influye en este proceso, aumentando el gradiente de concentración de vapor de agua entre el interior de la hoja y el aire circundante, arrastrando el vapor de agua de la superficie foliar.

La luz y la temperatura también son determinantes para el proceso fotosintético, en el que la planta elabora su alimento. Transforma la savia bruta en savia elaborada a partir del CO2 atmosférico (dióxido de carbono), agua y minerales con la ayuda de la luz solar. La savia elaborada contiene básicamente azúcares, además de agua, fitoreguladores y minerales disueltos, y es transportada por el floema desde las hojas y los tallos verdes hasta las raíces, pasando por toda la planta.

Metodología de inyección

Perforación

Perforación

El primer paso consiste en practicar con un taladro eléctrico perforaciones separadas 30 cm una de otra en todo el perímetro del tronco del árbol.

Colocación

Colocación

A continuación, se coloca en el orificio el ENDOplug. Se trata de un cateter que permite la entrada del producto e impide la salida del mismo al retirar la aguja.

Ajuste

Ajuste

Con un martillo de nylon o caucho y un colocador especial se ajusta el ENDOplug al árbol, de tal manera que el cateter quede perfectamente adosado al mismo.

Inyección

Inyección

Para finalizar, se introduce la aguja en el ENDOplug y se inyecta el tratamiento fitosanitario específico en el sistema vascular del árbol afectado.